sábado, 17 de noviembre de 2012

En relación a las Jornadas de Cultura Católica






Las Jornadas de Cultura Católica, organizadas por la Sociedad Religiosa San Luis rey de Francia tienen para muchos de nosotros un valor muy especial. En efecto, allí se encuentra tanto la Fe católica común que practicamos y compartimos, con la Razón, el pensar profundo nuestra religión y nuestros valores. Todo ello, se sintetiza en la Tradición, inevitablemente católica que los participantes compartimos. Tradición, Fe y Razón son los tres pilares que sustentan a las Jornadas de Cultura Católica, que en noviembre se realizó por sexta vez.
Para una crónica detallada remito a la publicación de nuestros amigos de la SRSLRF. Quisiera, en cambio, brevemente dar aquí algunas consideraciones particulares, en realidad, algunos marginalia sobre las jornadas.
Los amigos Federico y Marcelo pasaron a buscarme (con mucha paciencia) por Moreno en la bajada de la Autopista. Yo había llegado mucho más temprano de lo previsto, porque tengo el horrible defecto de la impuntualidad. Había estado leyendo, mientras aguardaba, el clásico de Margus Morner sobre los jesuitas en América. ¿Por qué? Porque estaba ansioso por escuchar la disertación de Mario Venerandi sobre la Compañía de Jesús. El viahje fue tranquilo y sin sobresaltos. Llegamos a la hermosa ciudad de Vedia poco después de las seis, nos registramos en el Hotel Alas (lo recomiendo) y después fuimos hacia la Capilla Nuestra Señora de Luján. Lamentablemente nos perdimos, pero pudimos ubicarnos gracias a un llamado del Padre Mauricio, quien nos guió.
Llegamos justo para la presentación del Dr. Shqueitzer. Luego nos quedamos a cenar con los Padres y algunos amigos venidos, como nosotros, de lejos. Al día siguiente, los padres desde muy temprano estaban confesando a los fieles, luego la Santa Misa. Para quienes vivimos tan lejos, tener un lugar donde poder encontrarnos con Nuestro Señor Jesucristo, presente en la Eucaristía es algo increíble. Luego de la comunión, y mientras aguardábamos la conferencia de Mario Venerandi me pregunté “¿Por qué venir a Vedia? ¿Qué tiene este pueblito?”.
Almuerzo tras la conferencia de Mario Venerandi.

Creo que la respuesta es muy simple. En Vedia, lejos de nuestros hogares (pensemos que Federico viene desde Chaco) tenemos un lugar dónde se da la verdadera Misa, donde se predica la verdadera fe. Tenemos unos sacerdotes que con muchísimo esfuerzo, con pocos recursos trabajan para la Obra de Dios. Dos sacerdotes que ponen todo su empeño en una labor que desanima a muchos. ¿Qué buscan estos sacerdotes? La salvación de las almas. ¿Cómo? Por medio de la Santa Doctrina. En los sermones, en los escritos, en la conversación habitual de nuestros amigos de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia no encontraremos jamás esa amargura y ese encono que tienen algunos “tradicionalistas”, nunca veremos el odio tenaz contra los de otras sociedades o comunidades… al contrario, tenemos sacerdotes que están más ocupados en misionar, en predicar, en ofrecer la Santa Misa Católica. Tal vez porque estos sacerdotes insisten en que son Católicos, y no ponen el acento en un pseudo tradicionalismo exotérico que a nada, que no sea el capillismo, conduce. Edifican mentes, edifican espíritus…
 Cena del sábado por la noche. Amigos venidos de muy lejos, Buenos Aires, Chaco, La Pampa... el Padre Gustavo no pudo escapar de ésta foto.

Luego del hermoso almuerzo dejamos Vedia. En el viaje, en los momentos de silencio, mientras continuábamos debatiendo el contenido de las dos conferencias, daba gracias a Dios porque en Vedia, en ese pueblo ignoto para muchos, Dios se hacía presente, en cada Misa, para consolarnos y nos recordaba que no todo estaba perdido, que al Iglesia, disgregada y herida tiene la promesa de su Fundador: “Yo estaré con vosotros, hasta el fin de los tiempos”.

3 comentarios:

  1. La verdad es que fue una jornada inolvidable, lindo artículo amigo. Saludos en Cristo Rey.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones Sr. Raul Miguel por esta entrada, muy buenas las fotos y su relato. Sería bueno que esos padres celebraran Misas en Capital, aunque dudo porque aquí es una bolsa de gatos.
    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  3. Estamos intentando, Juan Carlos, conseguir un centro de Misa en Buenos Aires...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!